¿Cómo combatir los radicales libres y la inflamación desde la cocina?

person Publicado por: Mon Ciel En: favorite Hit: 46
El alimento es una medicina para el cuerpo.

La inflamación y los procesos oxidativos cumplen un papel vital en el organismo; en la defensa frente a infecciones, la cicatrización de tejido, la transmisión de información dentro de las células y la formación de células sanguíneas. Sin embargo si la inflamación y el estrés oxidativo se activan de forma permanente y descontrolada, sus efectos son perjudiciales para el funcionamiento del sistema y órganos, entre ellos el cerebro.

El estrés oxidativo sucede cuando los radicales libres se producen más rápido y a mayores concentraciones que lo normal y, al acumularse dañan a células y tejidos, dando lugar muchas veces al inicio o agravamiento de procesos inflamatorios.  La inflamación es la respuesta inmediata del organismo al daño de tejidos y células. En corta duración es beneficiosa, sin embargo la inflamación de larga duración provoca alteraciones y destrucción de tejidos. Asimismo, con frecuencia algunas patologías crónicas como las enfermedades cardiovasculares, distintos tipos de cáncer  y enfermedades metabólicas como la diabetes y la obesidad, están asociadas a respuestas inflamatorias persistentes.

A través de los alimentos es posible prevenir la aparición o contrarrestar los efectos de la inflación y el estrés oxidativo permanente y descontrolado.  Estudios muestran que dietas ricas en frutas, hortalizas, legumbres, pescado y cereales integrales son beneficiosas por su alto contenido de vitaminas y minerales con capacidad antioxidantes, como la vitamina C, E y el selenio. Muchos vegetales también son beneficiosos por su contenido en compuestos bioactivos, que aún en concentraciones muy bajas, tiene propiedades antinflamatorias y antioxidantes.

Entre los alimentos con mayor capacidad antioxidante se encuentran las especies (canela, clavo orégano , cúrcuma, comino), el cacao puro, las nueces, las avellanas, los pistachos, las lentejas, las alcachofas, el brócoli, el ajo, el agave, los arándanos, las ciruelas, las manzanas, los higos, las cerezas y las peras. Por su parte el Omega-3 y algunos vegetales como la remolacha tienen efectos antinflamatorios muy potentes. Incluir estos ingredientes de manera habitual en la dieta, contribuirá en la salud del cerebro y del resto del organismo.

Durante las últimas décadas se ha descubierto que muchas enfermedades relacionadas con el envejecimiento, incluyendo enfermedades cardiovasculares, metabólicas y neurodegenerativas como el Alzheimer, tienen su origen o se agravan por factores del estilo de vida, que interactúa de forma poderosa con la información genética. Modificaciones en el estilo de vida, incluyendo la alimentación, pueden prevenir en muchos casos la inflación y oxidación crónica que origina las enfermedades y también pueden ayudar a mejorar los resultados de las terapias farmacológicas.

 

  • Resumen construido a partir del libro: Cocina para tu mente. Perla KalimaMiguei Aguilar. Cocina para tu mente; primer edición; 2013 Naturart, SA. Editad por BLUME; Barcelona.