Aliméntate adecuadamente. Sana mente, cuerpo y espíritu.

person Publicado por: Mon Ciel En: comment Comentarios: 0 favorite Hit: 40

Eres el arquitecto del destino de tu propia salud; aliméntate adecuadamente, has deporte y busca el bienestar emocional entre las elecciones diarias. Usa tanto la felicidad como la frustración y la decepción para motivar un cambio.

Bajar de peso, disminuye el riesgo de enfermedades cerebrales, rejuvenece completamente tus células y revierte condiciones crónicas como el cáncer, colesterol elevado. Además, aprende a sobrellevar algunos obstáculos comunes que se presentan cuando modificamos una dieta, rutina de ejercicio o incorporamos suplementos alimenticios. El Dr. David Perlmutter en su libro Más allá de tu cerebro argumenta detalladamente los beneficios de 10 pasos a controlar y 4 elementos de nuestro cuerpo a equilibrar para lograr la felicidad y bienestar integral:

A. Empieza organizando estos 10 pasos en tu día a día.

  1. Controla los horarios de comida, sueño y ejercicio.
  2. Sáltate el desayuno 1 o 2 veces por semana para reiniciar físicamente el metabolismo, fomentar la pérdida de peso y aumentar la claridad y percepción mental. (Consúltalo con tu médico).
  3. Aprende a diferenciar cuáles medicamentos tomar y cuáles no.
  4. Reduce la exposición al estrés y a sustancias químicas en el medio ambiente.
  5. Fortalece las relaciones humanas y mejora el cuidado personal.
  6. Ponte metas para el desarrollo personal y encuentra tiempo para realizar actividades físicas.
  7. Consume más grasa saludable y fibra mientras comes menos carbohidratos y proteínas.
  8. Elimina el gluten de la dieta.
  9. Cuida tu flora intestinal con alimentos Probióticos.
  10. Complementa tu alimentación con súper alimentos naturales como las semillas de chía, spirulina o quínoa.

B. Continua con el manejo de:

  1. Disminuye y controla la inflamación: la base de la mayoría de enfermedades y trastornos degenerativos, incluyendo el sobrepeso y las disfunciones cerebrales, es la inflamaciónLa cual es el proceso natural de curación del cuerpo en el que temporalmente se intensifica la respuesta inmune para lidiar con lo que el organismo considera como invasor o lesión, se puede volver crónica y el sistema inmune deberá empezar a trabajar sin parar, también se puede tornar sistémica, es decir que es una afectación en el cuerpo que se cocina a fuego lento y no está en un área específica. Muchas de esas sustancias que se producen como resultado de esa inflamación son dañinas para las células, lo que ocasiona destrucción celular y puede llegar incluso a alterar el estado de ánimo.

No solo lo que comes te ayudará con la des inflamación, el ejercicio y las horas de sueño también desempeñan un papel esencial en este proceso.

  1. Transforma tu cuerpo en una máquina quema grasa mediante el consumo de grasa: la obesidad no está relacionada estrictamente al consumo de grasa nutricional sino a la adicción a los carbohidratos que estimulan la producción de insulina favoreciendo la retención de grasa y reduciendo la capacidad de quemarla. Las grasas de alta calidad y no los carbohidratos son el combustible predilecto de nuestro metabolismo, por eso cuando sigues una dieta baja en carbohidratos, con contenido mínimo de proteínas y rica en grasas saludables y fibra vegetal, estimulas al cuerpo a que utilice la grasa como combustible en lugar de depender de la glucosa. (que finalmente causa inflamación).

Además, a falta de carbohidratos, el hígado produce cetonas a partir de los ácidos grasos en el cuerpo o de los alimentos, estas cetonas se liberan en el flujo sanguíneo, donde viajan hasta el      cerebro y a otros órganos para servir como combustible. Una buena dieta para lograr esta transformación incluye entre el 80% y 90% de las calorías necesarias de las grasas y el resto de los carbohidratos fibrosos como frutas, verduras enteras y proteínas de alta calidad. Este nuevo modo de funcionamiento ayudar a nuestro cuerpo a tratar varios trastornos neurológicos, desde dolores de cabeza y problemas de sueño, hasta trastornos bipolares, autismo, cáncer y otras enfermedades.

  1. Equilibra tus hormonas, disminuye los picos de insulina e incrementa la sensibilidad a la leptina: los desbalances hormonales pueden ocasionar problemas graves de salud como trastornos metabólicos y tiroideos, infertilidad, cáncer, pérdida de cabello, fatiga, depresión, dolor crónico y muchos más. Uno de los factores claves para prevenir estas enfermedades es la alimentación, exactamente el consumo de probióticos que se encargan de equilibrar los niveles de insulina que pueden ser elevados por culpa de una dieta deficiente o el alto consumo de carbohidratos refinados. Por ejemplo, si eres diabético, por definición tienes niveles altos de azúcar en la sangre porque tu cuerpo no puede transportar la glucosa esencial para las células, esa glucosa sobrante se almacena en el hígado o se deposita en las células adiposas y si se mantiene en la sangre provocando un daño inmenso y se adherirá a las proteínas del cuerpo generando inflamación y producción de radicales libres. Equilibrar la balanza entre hormonas no sólo es cuestión de dieta, sino también de buenos patrones de sueño y ejercicio.

 

  1. Equilibra los niveles de bacterias benéficas: una de las funciones del intestino es prevenir que sustancias extrañas entren al flujo sanguíneo y lleguen a órganos o tejidos vulnerables. Ahora sabemos que el estilo de vida ayuda a mantener y dar forma a nuestro microbioma como una familia grande y variada de diferentes organismos, los cuales se alimentan de la fibra alimentaria de frutas y verduras. Cuando nuestras bacterias metabolizan estas fibras producen ácidos grasos que ayudan a mantenernos sanos, mejorar la salud del recubrimiento intestinal y a regular la absorción del agua, sodio, minerales importantes y calcio. Al bajar el PH del intestino, se inhibe el crecimiento de patógenos potenciales y de bacterias dañinas, lo cual fortalece la función inmune y el control de peso.

 Un buen inicio en la búsqueda del equilibrio de los anteriores elementos es, una alimentación realmente nutritiva, con alimentos naturales, reales que adicional mente:

  • Sean libres de gluten; uno de los ingredientes más inflamatorios que causa permeabilidad intestinal.
  • Con pocos carbohidratos y rica en grasas naturales y fibras que te ayudarán en el funcionamiento de las neuronas y como fuente de combustible del cerebro.
  • Sin azucares o endulzantes como la fructosa que estimula la producción de insulina y los trastornos del metabolismo.
  • Sin alimentos que han tenido modificaciones genéticas, lo cual cambia ciertas proteínas y pueden afectar tu sistema inmune.
  • Con control en el consumo de proteínas. Por cada porción adicional a 200 gr de carne roja que consumas, estarás ingiriendo más calorías de las que necesitas, almacenarás más grasa y aumentarás el riego de muerte a temprana edad. Puedes consumir huevo en lugar de carne todos los días; contienen todos los aminoácidos esenciales (proteínas) para sobrevivir, ayudan a controlar el azúcar en la sangre, prevenir enfermedades como cardiopatía, cáncer y trastornos neurológicos.

 

 

 

 

Resumen construido a partir del libro: Más allá de tu cerebro, mayo 2017. Dr. David Perlmutter; kristin Loberg. Penguin Random House Grupo Editorial.

Comentarios

No hay comentarios en este momento!

Escriba un comentario